VENTILACION MECANICA EN REANIMACIÓN

 

Dra. ROSA Mª VILLALONGA VADELL

Departamento de Anestesiología, Reanimación y Terapia del Dolor

Cuidad Sanitaria y Universitaria de Bellvitge.

Febrero, 2000.

 

INTRODUCCION

 

La ventilación mecánica (VM) es un procedimiento de sustitución temporal de la función ventilatoria normal.

El objetivo general de la ventilación mecánica es el paliar y sustituir los déficits del sistema respiratorio hasta su reversión.

En nuestra especialidad debemos diferenciar dos indicaciones distintas de VM: por un lado la utilizada como soporte respiratorio durante la Anestesia general (AG), cuyos respiradores deberán tener unas prestaciones determinadas para cubrir las necesidades durante los tiempos quirúrgicos, y por otro lado, la utilizada como soporte respiratorio en Reanimación durante la atención al paciente crítico, con unas prestaciones adecuadas a las necesidades de este tipo de pacientes.

Es ejercida por los respiradores mecánicos, aparatos que básicamente, por diversos sistemas, proporcionan cíclicamente una presión en la vía aérea suficiente para sobrepasar las resistencias al flujo aéreo y vencer las propiedades elásticas tanto del pulmón como de la caja torácica. De este modo se produce una insuflación pulmonar intermitente que permite la inspiración.

 

 

INDICACIONES DE VENTILACION MECÁNICA EN REANIMACIÓN.

 

Las indicaciones clínicas básicas serán: corregir hipoxemia, acidosis respiratoria o deterioro respiratorio progresivos.

Las principales indicaciones específicas de ventilación mecánica en Reanimación serán:

- Depresión de los centros respiratorios, bien neurológica, bien farmacológica.

- Disfunción de los músculos respiratorios.

- Descompensaciones de neumopatías y broncopatías.

- Síndrome de distress respiratorio.

- Descompensación aguda en el E.P.O.C.

- Edema agudo de pulmón.

- Descompensación respiratoria postoperatoria.

- Prevención y tratamiento de atelectasias perioperatorias.

- Situación de shock establecido.

 

 

CRITERIOS CLINICOS

 

Los criterios clínicos clásicos de indicación de ventilación mecánica serán:

- Frecuencia respiratoria > 35 x'.

- Capacidad vital < 15 ml./Kg.

- Fuerza inspiratoria < 25 cm. H2O.

- Pa O2 < 60 mm. Hg. con Fi O2 del 50 %.

- Pa CO2 > 55 mm. Hg.

- P (A-a) O2 < 450 mm. Hg.

- Vd/Vt > 0.6

 

Debemos tener en cuenta por un lado, que a pesar de los datos físicos y analíticos, debe prevalecer siempre la situación clínica del paciente, existirán pacientes con menos alteraciones en los que se objetivará necesidad de ventilación mecánica, y pacientes con función más deteriorada que lo toleran. Este es el caso por ejemplo de los pacientes con enfermedad pulmonar crónica, en los que no son aplicables siempre estos criterios ya que los pacientes se hallan adaptados y no tienen manifestaciones clínicas de insuficiencia respiratoria sino con valores mucho más bajos.

En ellos deberá existir:

- pH < 7.20

- Pa O2 < 50 mm. Hg. , administrando Fi O2 al 50 %.

- Agitación, falta de colaboración, que indica afectación neurológica por la insuficiencia respiratoria.

- Necesidad de sedación, por igual motivo.

- Deterioro del estado general, sin necesidad de empeoramiento gasométrico.

 

ASPECTOS FISIOLOGICOS Y FISIOPATOLOGICOS QUE INTERVIENEN EN LA VENTILACION MECANICA

Durante la respiración espontánea normal, la insuflación pulmonar se produce por el gradiente creado entre la presión de la vía aérea (Paw) y la presión pleural (Ppl), ( Paw-Ppl), generado gracias a la contracción de los músculos inspiratorios. Durante la ventilación mecánica ( VM), este gradiente también se produce, aunque en este caso es debido al incremento de presión (P) ejercido en la vía aérea por el flujo de gas procedente del respirador.

El aumento de la Paw es transmitido a la cavidad torácica, incrementándose en consecuencia la presión intratorácica, produciéndose una inversión de presiones respecto a la ventilación espontánea.

Este incremento de P está condicionado por:

- el volumen corriente insuflado

- la compliancia del parénquima pulmonar

- la compliancia de la caja torácica

- la presión abdominal ejercida sobre el tórax a través del diafragma.

 

Este incremento de presión intratorácica producirá una serie de cambios:

1) a nivel respiratorio, unas presiones alveolares muy elevadas podrán llegar a producir una colapso del flujo capilar, con lo que se incrementan las zonas mal perfundidas, y por tanto el Vd/Vt; así mismo, unas presiones tan elevadas conllevan riesgo de barotrauma. También se produce incremento de la presión de la arteria pulmonar.

2) Otra de las repercusiones más importantes será a nivel hemodinámico, apareciendo ¯ del retorno venoso y del gasto cardiaco, con la consecuente disminución de la presión arterial, que se ven de manera más marcada durante la utilización de la PEEP, y que comentaremos más adelante.

3) No debemos olvidar los efectos que el incremento de la presión intratorácica producirá sobre el abdomen, que también verá incrementada su presión, y por tanto comprometida la circulación. Ello explica, en VM prolongadas, la aparición de ictericia, mayor incidencia de ulcus de stress, así como retención de agua y sodio ( en este caso por 2 causas, la 1ª por redistribución del flujo intrarrenal y la 2ª por caída de la presión de aurícula izquierda, que transmitiría, vía vagal, información al hipotálamo, con incremento de ADH). Así mismo, la dificultad de retorno venoso producirá un ­ de la presión hidrostática, con salida de agua y solutos al espacio intersticial - que explicaría la anasarca que pueden presentar estos pacientes, junto, no lo olvidemos, a la posible existencia de hipoproteinemia).

4) Se producirán también consecuencias craneales como son:

- incremento de la P.I.C. que se producirá secundario al incremento de la P.V.C. y dificultad de retorno en cava superior.

- ¯ de la perfusión craneal, que se producirá por el mismo motivo al que se añadirá descenso de la T.A. secundaria a ¯ del G.C. antes mencionados.

 

OBJETIVOS DE LA VENTILACION MECANICA

 

1) El objetivo primordial de la ventilación mecánica es conseguir unos valores aceptables de O2 y CO2 a nivel sanguíneo, impidiendo la aparición de hipoxemia y acidosis respiratoria. Para ello es necesario asegurar la ventilación alveolar. Se entiende por ventilación alveolar la fracción del volumen minuto realmente eficaz para un correcto intercambio gaseoso.

Durante la VM se incrementa el espacio muerto (Vd/Vt) anatómico ( por compresión de las tubuladuras), la patología del paciente puede conllevar ­ del espacio muerto alveolar ( que corresponde a zonas con una mala relación ventilación/perfusión), por lo que deberán utilizarse volúmenes minuto superiores a los previstos del paciente en ventilación espontánea.

2) El segundo objetivo será el conseguir unas mínimas presiones intratorácicas. Ya hemos mencionado las modificaciones que conlleva la VM secundarias a la inversión de presiones respecto de la ventilación espontánea.

3) El tercer objetivo será conseguir, dadas las características del método, dependencia absoluta del paciente al respirador como sustituto de esta función vital, tener la máxima seguridad, de manera que todas las medidas de control y alarmas serán pocas para conseguir este objetivo.

4) Y por último, dado que tendremos a muchos pacientes en Reanimación, bajo una sedación más o menos ligera, y sobre todo en los periodos de desconexión, despiertos y colaboradores, debemos conseguir el máximo confort.

 

PARAMETROS BASICOS

Serán los que nos permitirán obtener, sea cual sea la modalidad ventilatoria elegida, un patrón ventilatorio óptimo, entendiendo como tal el que nos permita obtener una gasometría arterial correcta con los mínimos efectos secundarios.

Los parámetros con los que contamos para conseguir un correcto patrón respiratorio serán:

 

A.- VOLUMEN CORRIENTE ( Vc)

Es el primer parámetro básico. Un volumen minuto determinado lo podemos conseguir mediante diferentes Vc según la f que se utilice.

Los valores más comúnmente aceptados son entre 10-15 ml/Kg., aunque es orientativo y puede variar en función de la situación y necesidades del paciente.

B.- FRECUENCIA RESPIRATORIA (f)

Las variaciones de f varían entre 10-25 resp./min.

L f óptima tenderá a los valores más bajos posible, en función de la patología del paciente.

 

C.- FRACION INSPIRADA DE O2 ( Fi O2)

La adecuada oxigenación arterial la podemos conseguir, no solo mediante una correcta ventilación, sino también administrando la mezcla de aire y O2 adecuada. Se ha demostrado que en un pulmón sano, el empleo de VM conlleva un ­ del cortocircuito intrapulmonar ( shunt) del 10 %. Ello obliga a incrementar la Fi O2, debiéndose administrar a una concentración de 40 % si no queremos ver la aparición de hipoxemia en el transcurso de la VM prolongada.

D.- FLUJO INSPIRATORIO ( Fl)

Es obvio que hablar de Fl es hablar de tiempo inspiratorio ( Ti). Para una misma f, si modificamos el Fl, modificaremos la relación I/E, ya que a mayor flujo se obtendrá antes el Vc deseado, por tanto, se acortará el Ti. Sin embargo, probablemente incrementemos la presión en vías.

Si utilizamos un flujo alto obtendremos a nivel pulmonar un flujo turbulento. Si tenemos en cuenta la distribución del gas, que vendrá determinada por la existencia de zonas en el pulmón con distinta constante de tiempo, es decir, por las variaciones regionales de resistencia y compliancia, obtendremos aéreas que estarán bien ventiladas y otras en las que ese flujo turbulento impedirá un correcto llenado y por lo tanto hipoventilación de dichas zonas e incremento del shunt, todo lo contrario del objetivo que pretendíamos. Sin embargo, si utilizamos flujos más bajos, a nivel pulmonar obtendremos flujos laminares, que permitirán un paso correcto a todos los alvéolos, incluso lo que tienen incrementadas las resistencia, mejorando la ventilación, que es nuestro objetivo.

E.- MORFOLOGIA DE LA ONDA DE FLUJO

Además de la magnitud del Fl utilizado, podemos variar la forma de entrega ( lo que se denomina curva de flujo). El patrón de la onda de flujo puede tener 4 modalidades: desacelerado, constante, acelerado y sinusoidal. Existen grandes controversias sobre la curva de flujo ideal, siendo el más utilizado es el constante o en meseta. Lo ideal es administrar a cada paciente el tipo de flujo para un mismo volumen que determine la menor presión en vías.

 

F.- PAUSA POST-INSPIRATORIA

Equivale al cierre fisiológico de la glotis, tiempo en el que se redistribuye el flujo en el árbol bronquial. Se utiliza con el fin de mejorar la distribución del Fl. Durante este periodo el Fl es nulo, y se homogeneiza su distribución, con lo que se mejora el Vd/Vt. No se debe olvidar que puede incrementar la presiones intratorácicas. Se caracteriza por un flujo cero manteniéndose en los pulmones el volumen circulante entregado.

G.- FLUJO ESPIRATORIO

El inicio de la espiración se produce cuando el ventilador percibe, a través de un sensor, que se ha alcanzado un predeterminado valor: tiempo, presión, volumen o flujo. La consecuencia inmediata será la apertura de la válvula espiratoria, permaneciendo la inspiratoria cerrada. Se consigue en todos los respiradores de forma pasiva al abrirse la válvula espiratoria tras la inspiración.

Se puede contribuir activamente en esta fase introduciendo:

1.- presión positiva espiratoria final ( PEEP): utilizada básicamente para mejora la oxigenación. Aumenta de manera inmediata la capacidad residual funcional ( CRF) aumentando el número de unidades alveolares efectivas en el intercambio gaseoso. Ello permite reducir la concentración de oxígeno inspirado ( Fi O2), evitando sus efectos tóxicos. Su uso fue sistematizado por Ashbaugh y Petty en 1973.

La indicación de la PEEP será:

- insuficiencia respiratoria aguda, sin patología pulmonar previa, que cursa con hipoxémia y ¯ CRF.

Las contraindicaciones de la PEEP serán:

- situación de hipovolemia no corregida

- procesos que cursan con ­ CRF

- ­ resistencias de vías aéreas

- existencia de fístula broncopleural o neumotórax.

Como inconvenientes:

1) a nivel ventilatorio encontraremos un incremento del espacio muerto.

2.- El efecto presión agravará los efectos indeseables de la VM, fundamentalmente ¯ del gasto cardiaco.

La mejor PEEP es la que consigue un transporte de O2 con el gasto cardiaco más adecuado, en tanto que la PEEP óptima es la que consigue un shunt < 15 %.

La complicación más importante será el barotrauma.

 

H. RELACION INSPIRACION/ESPIRACION ( I/E)

La relación I/E es un parámetro secundario a la f y al Flujo inspiratorio. Existen respiradores con mando I/E, pero no son más que sistemas de regulación del Flujo inspiratorio dependiendo de la f.

Se recomienda una relación I/E: 1/2. En situaciones con ­ de las resistencias aéreas e importante atrapamiento aéreo, se ha propuesto prolongarla 1/4, para facilitar la salida del gas. En el paciente restrictivo puede necesitarse una relación 1/1. La inversión ( 2/1) de este cociente ha sido propuesto como alternativa a la PEEP, pues al mantener una presión media intratorácica más elevada se ­ CRF, sin los efectos secundarios de la anterior. Las indicaciones son muy restringidas.

 

I. MECANISMOS DE SEGURIDAD

Constituyen un principio básico de la VM, dada la situación del paciente, la agresividad del método y los riesgos que conlleva.

Los sistemas de seguridad básicos son de 2 tipos: alarmas de volumen y límites de presión.

Las complicaciones más frecuentes de la VM son: obstrucción del tubo, autoextubación y desconexión de las tubuladuras. De ello se desprende que las alarmas por exceso y defecto de presión junto con alarmas de bajo volumen serán las que más rápidamente detectaran estos problemas. Los límites de f y volumen espirado tienen su indicación en técnicas de IMV. Son también necesarias las alarmas de falta de fluido eléctrico o de aporte de algún gas, así como las de Fi O2.

 

MODALIDADES DE VENTILACION MECANICA

Los avances en los conocimientos de la fisiología respiratoria y en la bio.tecnología, han permitido un gran perfeccionamiento de los respiradores, de manera que hoy en día es posible ofertar diferentes modalidades de ventilación mecánica en función de las necesidades de cada paciente.

Básicamente las modalidades de ventilación mecánica se clasifican en:

A) ventilación controlada o total ( VC):

1.- ventilación controlada

- por volumen

- por presión.

2.- ventilación selectiva ( VS).

3.- ventilación a altas frecuencias ( HV).

 

B) Modalidades de ventilación parcial ( VP).

1.- ventilación asistida ( VA).

2.- ventilación mandatoria intermitente ( IMV).

3.- ventilación mandatoria minuto ( MMV)

4.- modos de ayuda respiratoria:

a) ayuda inspiratoria o presión de soporte ( AI o PS)

b) flujo continuo

c) presión positiva contínua en la vía aérea ( CPAP)

d) ventilación con dos niveles de PEEP ( BIPAP).

 

A) MODALIDADES VENTILACION CONTROLADA

 

1.- VENTILACION CONTROLADA

Es la forma más básica de VM. Los ciclos respiratorios vienen determinados por la frecuencia respiratoria prefijada, independientemente de los esfuerzos realizados por el paciente. Las características del respirador deberán asegurar una ventilación alveolar correcta, debiéndose realizar controles gasométricos seriados, ya que no existe ningún medio de autorregulación por parte del enfermo. La adaptación al respirador se realizará bien de manera farmacología bien inhibiendo el centro respiratorio.

Las indicaciones serán: tórax inestable con movimientos paradójicos, insuficiencias neuromusculares ( narcosis, TCE, polirradiculitis, miastenia), o situaciones en las que el esfuerzo respiratorio representa un gran trabajo respiratorio.

 

2.- VENTILACION SELECTIVA

En determinados pacientes puede ser necesario la ventilación diferenciada de ambos pulmones, con respiradores y características diferentes ( contusión pulmonar unilateral, neumonía unilateral, edema pulmonar unilateral, fístulas broncopleurales).Es una técnica dificultosa, que precisa intubación con tubo de doble luz ( con todos los problemas técnicos y de manejo que conlleva), engorrosa en la cabecera del enfermo y que debe considerarse como última opción.

 

3.-VENTILACION A ALTAS FRECUENCIAS

Dentro de este concepto entran 3 modalidades diferentes, que tiene en común el empleo de f superiores a 60 x'.

1.- Ventilación a alta frecuencia con presión positiva ( HFPPV): semejante a la convencional pero con f entre 60-100 x', y Vt pequeños, pero siempre superiores al espacio muerto.

2.- Oscilación a alta frecuencia ( HFO): La frecuencia aumenta hasta 1000 x'. Los Vt son inferiores al espacio muerto.

3.- Ventilación con jet a alta frecuencia ( HFJV): Frecuencias entre 60-600 x', mediante un tubo estrecho se introduce un flujo de alta velocidad. No existe válvula espiratoria y la entrega de gas se realiza por efecto Venturi.

Las indicaciones en Reanimación son muy restringidas, utilizándose en pacientes con fístula bronco.pleural de muy difícil manejo.

B) MODALIDADES VENTILACION PARCIAL

1.- VENTILACION ASISTIDA

En este tipo de ventilación cada nuevo ciclo respiratorio se inicia mediante los esfuerzos inspiratorios del paciente. Así, la f la determina el propio paciente, disminuyendo el esfuerzo inspiratorio.

Los respiradores actuales permiten además prefijar una f que asegure una ventilación mínima adecuada, ya que el principal inconveniente de este modo de ventilación serán las variaciones de f del paciente. Si éste disminuye su número, aparecerá hipoventilación que no podría ser compensada por el respirador. Si incrementa mucho su f, aparecerá taquipnea que conducirá a inefectividad y fatiga muscular respiratoria.

Como ventajas presenta:

1) autorregulación del volumen minuto por el propio paciente,

2) menor esfuerzo inspiratorio,

3)menores presiones intratorácicas, y por tanto, menores repercusiones hemodinámicas de la VM.

La indicación principal será en pacientes conscientes, que pueden colaborar durante el weanning.

2.- VENTILACION MANDATORIA INTERMITENTE ( IMV)

Esta modalidad de ventilación permite intercalar al paciente respiraciones espontáneas entre los ciclos programados en el respirador.

Fue introducido por Kirby en 1971 como técnica ventilatoria en recién nacidos con distress; Downs en 1973, la introdujo en adultos como método de desconexión, aunque posteriormente se ha visto que es una buena técnica de soporte ventilatorio. La diferencia respecto a la técnica anterior reside en que aquí no hay un sistema de "trigger" que ayude al inicio de la inspiración. El paciente debe ser capaz de realizar solo el esfuerzo inspiratorio.

Actualmente muchos respiradores además permiten sincronizar con los esfuerzos inspiratorios del paciente los ciclos del respirador, lo que se conoce como IMV sincronizada ( IMVs).

Este tipo de ventilación asegura una ventilación minuto mínima al paciente si su f y su Vt disminuyen. El volumen minuto será la suma del prefijado en la máquina y el realizado por el paciente.

Las indicaciones serían VM en pacientes que no precisen hiperventilación ( TCE) o sedación, por todas las ventajas antes mencionadas.

Las contraindicaciones serían pacientes con fallo ventricular izquierdo ( puede precipitar el EAP), en bajo gasto cardiaco ( excesivo consumo de O2 por el incremento del trabajo respiratorio que conlleva) y en pacientes con crisis asmática y broncoespasmo severo. ( ­ más la Presión intratorácica).

Las ventajas de este tipo de ventilación serán:

1) Disminución de las necesidades de sedación. Al permitir respirar espontáneamente a los pacientes, éstos "luchan" menos contra la máquina, es decir, están menos desadaptados, lo que permite:

2) Una disminución de las presiones intratorácicas, con los inconvenientes ya mencionados que conllevan.

3) Acortamiento del destete ( weannig), en teoría, la menor sedación junto con el mantenimiento de respiraciones espontáneas, debe permitir el incremento progresivo del esfuerzo inspiratorio del paciente hasta poder desconectarlo. Sin embargo, existen estudios en los que esto no se ha demostrado, encontrando incluso prolongaciones del mismo. Sin embargo es una técnica ampliamente utilizada, con buenos resultados en la mayoría de los pacientes.

4) Se evita la alcalosis respiratoria. Al permitir al paciente una autorregulación del CO2, es poco probable que se produzca si el volumen minuto prefijado es el correcto.

5) Previene la atrofia muscular en los pacientes que precisan VM prolongada, ya que no se impide el trabajo de los músculos respiratorios.

6) Permite la utilización simultánea de PEEP, disminuyendo el riesgo de barotrauma y las alteraciones hemodinámicas secundarias, como resultado de unas presiones intratorácicas menores.

Los inconvenientes principales serán:

1) Puede producir incremento del trabajo respiratorio, sobre todo en pacientes con edema pulmonar o shock, en los que no estaría indicado, ya que este incremento producirá aumento del consumo de O2, y a la larga fracaso de la técnica.

2) Ya se ha mencionado que también, en determinados pacientes, puede prolongar el tiempo de desconexión, así como producir hipoventilación, si no está correctamente ajustado un volumen minuto mínimo.

 

3.- VENTILACION MANDATORIA MINUTO ( MMV)

Esta técnica asegura un volumen minuto constante, de manera que se realizará un ciclo respiratorio si el paciente NO realiza el volumen minuto mínimo prefijado. Sin embargo no asegura una ventilación alveolar minuto. Actualmente no se aconseja

 

4.- METODOS DE ASISTENCIA RESPIRATORIA

 

Son técnicas de soporte respiratorio orientadas a facilitar la desconexión del respirador, tendentes a disminuir el esfuerzo inspiratorio y trabajo respiratorio al iniciar ciclos espontáneos el paciente.

 

A.- AYUDA INSPIRATORIA O SOPORTE DE PRESION

Supone mantener una presión constante prefijada en la vía aérea mientras el paciente realiza la inspiración. Esta ayuda se realiza en los ciclos espontáneos del paciente. El respirador aporta el volumen corriente en cada esfuerzo inspiratorio del paciente con una presión positiva. Equivale a un respirador de presión: insufla aire hasta llegar a una presión determinada. Ello implica que el volumen entregado estará en relación a la presión prefijada.

Como ventajas: evita la aparición de fatiga muscular respiratoria y agotamiento.

Indicaciones: Es una buena técnica para iniciar la desconexión en pacientes sobre todo EPOC, cuyo esfuerzo inspiratorio en pequeño y les impide obtener un buen Vt. Sobre todo tras largos periodos de ventilación mecánica, en los que estos pacientes presentan atrofia de la musculatura respiratoria.

Suele añadirse a la IMVs utilizada.

 

B.- FLUJO CONTÍNUO

Administra flujo predeterminado al circuito "antes" del inicio de la inspiración, de manera que cuando el paciente inicia la inspiración obtiene inmediatamente el gas, con lo que disminuye su esfuerzo inspiratorio. Debe programarse el " flujo básico", que será la frecuencia de flujo que se administrará al circuito durante la fase espiratoria y que será entregado al ser activado por la " sensibilidad de flujo", que es la frecuencia de flujo inspirada por el paciente y que desencadenará el ciclo respiratorio. La sensibilidad de flujo debe ser la mitad del flujo básico oscila entre ( 3-15 Lpm), en tanto que el flujo básico varía entre ( 5-20 Lpm).

 

Las respiraciones iniciadas por el paciente son "activadas" por el flujo, y luego "sostenidas" por la presión de soporte.

 

C.- Presión positiva contínua en la vía aérea (C.P.A.P.)

La ventaja fundamental es el incremento de la C.R.F.

- Mejora la relación V/P.

- Disminuye la aparición de atelectasias.

Las desventajas son similares a las de la P.E.E.P.:

- ¯ Gasto cardíaco.

- ­ Presiones intratorácicas.

Estos tres métodos pueden prefijarse juntos, además de la IMVs por ejemplo, durante el período de desconexión, mejorando el esfuerzo inspiratorio del paciente y disminuyendo el trabajo respiratorio.

 

D.- VENTILACION A DOS NIVELES DE PEEP ( BIPAP)

Gracias a variaciones predeterminadas del flujo sobre las válvulas inspiratoria y espiratoria, la Paw se mantiene regulada a dos niveles, con duraciones distintas, de manera que la primera caída de presión realiza una parte de la ventilación alveolar, siendo esta etapa la asistencia, en tanto que el resto de gradiente lo realiza el paciente hasta completar el ciclo completo.

 

COMPLICACIONES DE LA VM

La frecuencia y el tipo de complicaciones es muy variable y heterogénea según las series. Sin embargo está aceptado una frecuencia entre el 30 % y el 50 %.

1.- Durante la VM Las principales causas son:

a.- La obstrucción del tubo: secundaria a acodamientos, herniación del neumotaponamiento y sobre todo los tapones mucosos. De aquí la importancia de la humidificación durante la VM.

b.- La autoextubación: bien por poca sedación o en el momento de la desconexión inicial.

c.- Intubación selectiva de un bronquio principal, generalmente el derecho, también debido a movimientos de la cabeza del paciente.

d.- Lesiones traumáticas en comisura o nariz por roce, o/y en tráquea por las aspiraciones..

e.- Edema de cuerdas vocales y glotis.

 

2.- Ligadas a la VM:

a.- Técnicas del aparato: por chequeo insuficiente antes de la conexión. Debe realizarse siempre de manera obligada antes de la conexión tanto el funcionamiento de los distintos parámetros como los sistemas de alarmas.

b.- Atelectasias: Su incidencia es variable. Los factores que las favorecen son: la distribución irregular del aire, que condiciona áreas con menor compliancia; las secreciones bronquiales, si no son humidificadas y aspiradas con la frecuencia necesaria. Su prevención radica pues, en humidificación correcta, aspiración frecuente y atraumática, cambios posturales, aplicación de suspiros, pausa inspiratoria e incluso PEEP.

c.- Barotraumas: Es una de las complicaciones más graves y que se acompaña de una mortalidad mayor. Comporta importantes alteraciones hemodinámicas y gasométricas. El diagnóstico debe ser precoz y el tratamiento inmediato. Puede aparecer: neumotórax -que puede ser hipertensivo-, neumo.mediastino, enfisema subcutáneo e incluso neumoperitoneo.

Puede quedar como secuela fístula bronco.pleural. Como factores favorecedores están: neumonía necrotizante, intubación accidental selectiva de BPD, EPOC reagudizada, asma bronquial, enfisema bulloso, broncoaspiración.

d.- Sobreinfecciones: La intubación endotraqueal suprime los mecanismos de defensa de la mucosa nasal y faríngea, e inhibe el reflejo de la tos favoreciendo el acúmulo de secreciones, lo que facilita la colonización inicial y posterior sobreinfección.

e.- Toxicidad del O2: Estudios experimentales han demostrado alteraciones morfológicas tras exposiciones prolongadas de O2. Los estudios realizados en humanos, la mayoría retrospectivos no han demostrado una correlación entre el tiempo de exposición y las lesiones necrópsicas halladas. Los responsables serian los radicales libres de O2 producidos en las células expuestas. No existe evidencia de toxicidad si la Fi O2 es < 50 % y/o el tiempo de exposición es < a 12 horas. Se intentará evitar sus efectos introduciendo siempre que se pueda PEEP para poder disminuir la Fi O2 a niveles lo más bajos posible.

 

3.- Durante la extubación:

a.- Hipoventilación, secundaria a una precipitación de la extubación o a un nuevo deterioro del paciente.

b.- Broncoplejia. Puede deberse a un cierre insuficiente de la glotis durante las primeras horas de la extubación que impide la eficacia de la tos. También puede observarse en pacientes neurológicos, como secuela.

c.- Secuelas a nivel traqueal: fístulas traqueo.esofágicas, por el efecto pernicioso de manguito de neumotaponamiento muy hinchado + SNG.; granulomas y estenosis traqueales secundarios a procesos inflamatorios de la mucosa.

 

CONTROLES DURANTE LA VM

Debemos monitorizar la oxigenación, la ventilación y los parámetros del respirador.

1.- OXIGENACION.

Es a los tejidos a donde debe llegar el oxígeno para cumplir su misión, debiendo existir un correcto equilibrio entre el O2 que se suministra y el que se consume. Debemos por tanto estudiar los componentes que afectan al aporte y a la demanda.

* Aporte de O2: Es la cantidad de O2 que llega a los tejidos. Depende del Gasto cardiaco, la saturación de O2 de la hemoglobina y del O2 disuelto en el plasma. La fórmula que se utiliza para su cálculo es:

DO2: Q x ( 1,34 x Hg x SaO2) + ( 0,003 x PaO2).

* Consumo de O2: Es la cantidad de O2 extraído por los tejidos por unidad de tiempo. Utilizando el principio de Fick tenemos la fórmula:

VO2: (Vi x Fi O2) - ( Ve x Fe O2).

siendo Vi el volumen minuto inspirado, Fi O2 la fracción inspirada de O2, Ve el volumen minuto espirado y Fe O2 la fracción espirada de O2. Presenta dificultades técnicas para la obtención correcta de todos los parámetros.

También se puede utilizar la fórmula:

VO2: Q (CaO2 - CvO2).

 

* Técnicas de monitorización de O2: La más común es la gasometría arterial, la técnica más fiable pero que presenta el inconveniente de ser una información puntual y que requiere un tiempo determinado su realización. También contamos con la pulsioximetría, de una manera contínua e incruenta nos informará de la saturación arterial periférica de O2.

 

* Controles del intercambio gaseoso:

 

- Diferencia alveolo-arterial Dif. A-a de O2 :

Dif A-a: [(P atmosf.- P H2O)- PA CO2] - Pa O2

en donde PA CO2= Pa CO2 x CR

CR: cociente respiratorio ( multiplicar x 1.25 o dividir por 0.87)

PA: presión alveolar; Pa: presión arterial.

P atmosf. - P H2O = 760 - 47 = 713

Dif. A-a: [(713 x Fi O2) - ( Pa CO2/0.87)] - Pa O2

 

- Fi O2 ideal: ( Dif. A-a O2 + 100)/760

 

- Shunt pulmonar ( Qs/Qt):

[C(A-a)O2 x 0,0031]/[P(A-a)O2 x 0,0031 + C (a-v)O2] x 100.

 

El shunt pulmonar cuando se utiliza una Fi O2 de 1 se denomina shunt verdadero. Si es <1 se denomina mezcla venosa.

 

2.- VENTILACION:

El CO2 es el producto final del metabolismo aerobio. Mediante la ventilación es espirado al aire ambiente. El pulmón es capaz de eliminar grandes cantidades, y solo cuando existe patología pulmonar, o existen alteraciones neuromusculares o del centro respiratorio se retiene.

* Monitorización: Al igual que el oxígeno la forma más precisa es la gasometría arterial, con las ventajas y los inconvenientes antes mencionados. También disponemos de la capnografía, de manera contínua e incruenta cuantifica el CO2 exhalado. Se realiza mediante técnicas infrarrojas.

 

3.- MONITORIZACION A TRAVES DEL VENTILADOR:

La incorporación de sistemas de medida y alarma en los respiradores ha permitido no solo incrementar la seguridad sino ampliar nuestros conocimientos sobre el estado funcional pulmonar de los pacientes. Analizaremos los parámetros monitorizados en los respiradores:

* Presión: La medida de la presión de la vía aérea ( Paw) es la monitorización principal y básica de todos los respiradores. La medición puede realizarse mediante sistema anaeroide o transductores electrónicos. Las presiones más importantes que podemos medir serán: presión pico, la máxima alcanzada, presión de meseta que indica la presión durante la pausa inspiratoria, y que si es ésta prolongada es indicativa de la presión alveolar; la presión espiratoria que nos indicará el valor de PEEP si existe; la presión media del ciclo respiratorio que nos indicará la presión transtorácica existente. Hay que tener en cuenta que los valores marcados por el respirador serán algo inferiores a los del paciente pues hay que añadir el valor del circuito respirador-paciente. Deben marcarse siempre los límites y alarmas de presión, que avisarán de una desconexión ( alarma inferior) o de hiperpresión ( el límite superior impedirá la realización de barotrauma ya que salta al sobrepasarse una presión predeterminada).

* Volumen: Aunque los sistemas de medida y los parámetros registrados difieren de un respirador a otro, todos nos darán el volumen espirado, muchos el volumen minuto, y algunos el volumen inspirado, que cotejado con los anteriores nos permite conocer la exactitud de funcionamiento del respirador o si existe alguna fuga. Muchos de ellos incorporan también el volumen realizado por el paciente en sistemas asistidos ( IMV). Deben también fijarse los límites y alarmas superiores e inferiores que informarán inmediatamente de desconexión o hiperventilación.

* Fi O2 y mezcla de gases: Muchos de ellos lo llevan incorporado y es obligado en los nuevos aparatos para Anestesia.

* Frecuencia respiratoria: La mayoría también lo incorporan. Deben fijarse los límites y alarmas ( inferior informará de apnea). Muchos aparatos también integran la f espontánea del paciente, parámetro importante en los sistemas asistidos y en el momento de la desconexión.

* Compliancia y resistencia: Algunos respiradores los llevan incorporados. Nos indicarán la situación funcional del pulmón.

 

DESCONEXION DE LA VM

La interrupción de la VM representa un stress para el paciente, que debe incrementar su trabajo respiratorio, el consumo de O2 e incrementa la producción de CO2. Por tanto la primera condición para intentar la desconexión será una buena situación general, a parte de mejoría de su situación respiratoria.

A.- Condiciones generales:

1.- Grado de conciencia suficiente.

2.- Hemodinámia estable ( puede persistir necesidad de apoyo inotropo)

3.- Demanda de O2 normal ( ausencia de fiebre, escalofríos, agitación).

4.- Transporte de O2 normal ( Hto >30 %, no alteraciones del equilibrio ácido/base).

5.- Situación metabólica estable ( no desviaciones glicemia, equilibrio hidromineral).

 

B.- Condiciones respiratorias:

Los criterios quedan expresados en la tabla:

- Volumen corriente > 5 ml./Kg.

- Capacidad vital > 10 - 15 ml./Kg.

- Frecuencia respiratoria < 37 x'

- Volumen minuto reposo = 10 L./min.

- Volumen minuto máximo: Doble de VM reposo.

- Fuerza inspiratoria > 20 - 25 cm. H2O.

- Capacidad residual funcional > 50 % de la teórica.

- Pa O2 ( Fi O2 0.4) > 60 mm. Hg.

- Dif. A-a ( Fi O2 1) < 300 mm. Hg.

- Qs/Qt < 10 - 20 %.

- pH > 7.30

- Vd/Vt < 0.55 - 0.60

- Aumento CO2 < 8 mm. Hg.

 

CIRCUNSTANCIAS QUE OBLIGAN A SUSPENDER LA DESCONEXION:

1.- Disminución del nivel de conciencia.

2.- Aparición de inestabilidad hemodinámica o arritmias.

3.- Aparición de signos de fatiga muscular respiratoria: taquipnea, tiraje o movimientos paradójicos.

4.- Hipoxia, con incremento de la Pa CO2 8 mm. Hg. o pH< a 7,30.

 

TECNICAS DE DESCONEXION

Ya se han mencionado al hablar de los distintos modos de ventilación.

1.-Trás anestesias de corta duración es fácil la desconexión, recuperando el paciente rápidamente la ventilación espontánea correcta con un nivel de conciencia bueno.

2.- Tras anestesias de larga duración, en pacientes complejos y tras largos periodos de VM es más problemático. Pueden utilizarse los diferentes modos de ventilación ya mencionados: IMV, ayuda inspiratoria o ventilación con soporte de presión, asociado o no a flujo inspiratorio, o bien iniciar ventilación espontánea intermitente, prolongando de manera progresiva los periodos de desconexión.

 

CUIDADOS POSTEXTUBACION

* OXIGENOTEPIA: Fundamental las primeras horas o idas después de la extubación. Debe aportarse la Fi O2 necesaria para mantener la Pa O2 dentro de los límites aceptables. Nunca dejar sin oxigenoterapia después de una VM prolongada. Una vez estabilizada la ventilación espontánea ir reduciendo el aporte en función de las necesidades hasta su completa retirada.

* FISIOTERAPIA RESPIRATORIA: También fundamental ya que las primeras horas puede existir una incapacidad para cerrar correctamente la glotis y toser y expectorar. Debe realizarse: respiraciones profundas, tos asistida, clapping. Sin embargo debe evitarse la fatiga del paciente.

 

BIBLIOGRAFIA

 

* A. Net, S. Benito. Ventilación mecánica. 1987. Ed. Doyma, Barcelona.

* A. Net, J. Mancebo, S. Benito. Retirada de la ventilación mecánica. 1995. De. Springer-Verlag Ibérica. Barcelona.

* J. Klamburg, JM Paya. Ventilación mecánica: principios básicos. En Libro de Texto de Cuidados Intensivos G.Ginestral. Cap. 31, pp:621-659. De. Salvat. Barcelona. 1994.

* G.L. Zagelbaum. Ventilación mecánica. En Manual de Cuidados Intensivos Respiratorios de G.L. Zagelbaum. 1985. Ed. Salvat, Barcelona.

* F. Lemaire. Ventilación artificial. En Técnicas de Reanimación de F. Lemaire. 1992. Ed. Masson, Barcelona.

* R. Smith. Tratamiento respiratorio mecánico. En Anestesia de RD Miller. 1998. Ed. Doyma, Barcelona.

* J.P. Viale, G. Annat. Aide inspiratoire. Encycl. Méd. Chir. ( Paris, France), Anesthésie-Réanimation, 36-945-A-10. 1994.

* J.P Viale. Ventilation artificielle. Encycl. Méd. Chir. ( Paris, France), Anesthésie-Réanimation, 36-945-A-10. 1997.

* Ch. A.Slutsky. Mechanical ventilation. Chest. 1993; 104(6):1833-1859.

* H.L. Manning. Peak airway pressure: Why the fuss?. Chest. 1994; 105:242-247.

* J.B. Anersen. Improving ventilatory strategy. Intensive Care Unit 542. Hvidovre Hospital. Copenhagen University Medical. School. 1992.

* J.J. Rouby. Ventilation à haute fréquence. Encycl. Méd. Chir. ( Paris, France), Anesthésie-Réanimation, F.r. 36967- E-10. 1994.

* J.C. Otteni, A. Steib, M. Galania, G. Freys. Appareils d´ánesthésie. Systèmes d´álimentation en gaz frais. Encycl. Méd. Chir. ( Paris, France), Anesthésie-Réanimation, 36-100-B-20. 1994.

* J.C. Otteni, A. Steib, M. Galania, G. Freys. Appareils d´ánesthésie. Systèmes anesthésiques. Encycl. Méd. Chir. ( Paris, France), Anesthésie-Réanimation, 36-100-B-30. 1994.

* J.C. Otteni, A. Steib, M. Galania, G. Freys. Appareils d´ánesthésie. Ventilateurs. Encycl. Méd. Chir. ( Paris, France), Anesthésie-Réanimation, 36-100-B-30. 1994.

* J.C. Otteni, A. Steib, M. Galania, G. Freys. Appareils d´ánesthésie. Systèmes antipollution. Encycl. Méd. Chir. ( Paris, France), Anesthésie-Réanimation, 36-100-B-50. 1994.

* J.C. Otteni, A. Steib, M. Galania, G. Freys. Appareils d´ánesthésie. Surveillance de l´appareil d´anesthésie. Encycl. Méd. Chir. ( Paris, France), Anesthésie-Réanimation, 36-100-B-60. 1994.